¡Hola Rambler! Soy Alejandro G. de RMBLR Supply. Bienvenido a RMBLR5!

Hace unas semanas, Paty y yo tuvimos la oportunidad de visitar uno de los lugares más asombrosos de México, la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca. Hoy te compartimos 5 tips para que puedas sacar lo mejor de tu visita cuando vayas a conocer este hermoso lugar.

Este viaje lo realizamos a mediados de Marzo, lo que significa que es el final de la temporada, pero a pesar de que muchas mariposas ya habían comenzado su vuelo de primavera, pudimos ser testigos de un espectáculo natural que nos dejó sin palabras.

Bueno, antes, un poco de historia.

Siempre había tenido la curiosidad de visitar este lugar desde que me enteré de su existencia y de lo que significa, hace varios años. Jamás pensé que las mariposas monarcas hicieran una migración taaan larga. De hecho, no me imaginaba que hubiera insectos que hicieran migraciones como otros animales, pero bueno, siempre aprendemos algo, ¿no crees?

¿Qué es lo interesante de todo este tema de la migración de la mariposa monarca?

Bueno, piensa en esto, es un insecto que pesa como medio gramo, mide unos 10 centímetros y todos los años viaja por su cuenta entre 4 y 6 mil kilómetros, desde el área de los grandes lagos en el norte de Estados Unidos y sur de Canadá, hasta su zona de reproducción en los bosques de la Sierra Madre Occidental en México, ubicados entre Michoacán y el Estado de México. ¡En promedio vuela unos 120 a 160 kilómetros por día! 

Por si fuera poco, el viaje es tan largo y su ciclo de vida tan corto, ¡que se realiza en varias generaciones! O sea, una mariposa que comienza, no es la misma que termina, sino sus nietos. Esta no es como la migración del salmón en Alaska, o la de la tortuga marina, donde los MISMOS animales regresan al MISMO lugar donde nacieron, para reproducirse y procrear a la siguiente generación. 

Imagina esto, tus abuelos comenzaron la migración, se conocieron durante el viaje, y murieron para dar a luz a tus papás. Tus papás se conocieron durante el viaje y murieron para que tú nacieras. Y ahora, tú estás viajando junto con millones de otras mariposas de tu edad que tampoco han estado en el lugar a donde quieren llegar. Nadie trae un GPS, nadie lleva un celular con Google Maps, pero TODOS saben cómo llegar. ¡Y legan! ¿No se te hace asombroso?

La generación de mariposas que llega a México es la más longeva y por eso la denominan “Matusalén.” Son las que más viven por que son las nietas de las que nacieron en la primavera, e hijas de las que nacieron en el verano, o sea que son la acumulación de toda esa energía vital de dos generaciones que se alimentaron bien y es la generación que puede soportar temperaturas de casi 0 grados durante el invierno.

Además, estos Santuarios en Michoacán fueron descubiertos hace apenas pocas décadas. Nadie sabía que los cientos de millones de mariposas que cruzaban todo Estados Unidos pasaban el invierno y se reproducían en menos de 20 cumbres escondidas en la sierra mexicana. 

Durante los años, el número de mariposas migrantes ha ido cayendo mucho y esto se debe a varias causas, entre las principales están la disminución de los territorios donde se alimentan debido al gran crecimiento de fraccionamientos habitacionales en Estados Unidos y la deforestación ocasionada para plantar aguacate y tala clandestina en México. Además de que se ha detectado una enfermedad en las plantas de las que se alimentan y que les ha estado afectando.

Pero nos enteramos de buenas noticias durante nuestra visita al Santuario el Rosario, y es que el número de mariposas migrantes aumentó con respecto al año pasado, de casi dos hectáreas registradas en el invierno del 2017-2018, se documentaron casi 5 hectáreas en esta temporada del invierno 2018-2019 sólo en ese lugar.

Esto se ha dado gracias a la gran variedad de iniciativas de conservación generadas en universidades y programas privados y gubernamentales en Canadá, Estados Unidos y México. ¡Eso está muy bien! ¿No crees?

Pero bueno, nuestro guía en el santuario nos mostró fotos en blanco y negro, donde sale su abuelo de unos 9-10 años, y la capa de mariposas muertas en el piso, ¡le llegaba hasta el pecho! ¿Te imaginas caminar entre el santuario sobre una capa de mariposas muertas de casi un metro? ¡Impresionante!

Pero a pesar de que probablemente sea un sueño el que podamos volver a presenciar tales cantidades de mariposas, es una muy buena noticia que tantas personas y organizaciones estén al pendiente de estos hermosos insectos. La verdad, quedamos gratamente asombrados por el trabajo que se realiza aquí en México por las comunidades que tienen el privilegio de cuidar este bellísimo espectáculo natural con ayuda de programas del gobierno. Pudimos darnos cuenta del genial trabajo que realizan y el respeto que le tienen a estos frágiles pero tan resistentes insectos.

Precisamente, y lejos del daño que los seres humanos le estamos haciendo a las monarcas, esto es algo que en lo personal me causó un gran impacto. Lo compartí con nuestro guía y ahora te comparto esta pequeña reflexión. Me resulta impresionante como entre todo este asombroso viaje que hacen las monarcas, el contacto entre la vida y la muerte sea tan directo. Cada mariposa que vas a ver muerta en el campo, se reprodujo y posiblemente tendrá decenas o cientos de descendientes que a su vez morirán para que la siguiente generación pueda vivir y seguir su ciclo. A mí me parece asombroso cómo entre tanta muerte, puede haber tanta vida. ¿No lo crees?

Bueno, estos son nuestros 5 tips para ayudarte a sacar lo mejor durante tu visita al Santuario Monarca:

  1. Temporada: Las primeras mariposas que comienzan a llegar coinciden con el Día de Muertos, así que a partir del 2 de Noviembre y hasta la segunda o tercera semana de Marzo puedes presenciar este espectáculo en México donde las mariposas vienen a reproducirse, o sea, verás a la generación de mariposas más grande y fuerte del año haciendo lo que vinieron a hacer. Puedes visitarlas de Diciembre a Febrero y las verás en grandes cantidades si no te importa el frío. Si prefieres temperaturas más templadas, Noviembre o Marzo son tus mejores meses, pero no verás tantas cantidades por que apenas van llegando o ya están volando de regreso. También el día de la semana puede ayudar a que tengas una visita más relajada, nosotros visitamos un jueves, así que prácticamente teníamos el lugar para nosotros, sólo vimos un puñado de grupos, como unas 50 personas más o menos.
  2. Tiempo: Yo pensaba que las mariposas eran como los pájaros, que apenas sale el sol y ya están activas y quería llegar súper temprano. Pero no. De hecho, son de sangre fría así que no te preocupes por llegar a las 9 de la mañana. Todos a los que les preguntaba, me veían raro y decían que a esa hora está cerrado. Una buena hora para llegar al santuario es entre las 11 y 1, por que ya vas a poder verlas por miles volando entre el bosque y comenzando su actividad, tomando agua, comiendo y apareándose. La visita la puedes hacer tan larga o tan breve como quieras, pero no la puedes hacer por tu cuenta, siempre vas acompañado de un guía local por ser área protegida, así que de dos a cuatro horas puede ser lo ideal para disfrutar, pero tú decides. El santuario que nosotros visitamos tiene un recorrido a pie de unos 2 kilómetros y medio. Si te vas a hospedar en alguna ciudad o población cercana al santuario que quieres visitar, te recomendamos investigar los tiempos de traslado con anticipación, por que nosotros pensamos que estábamos a 15 minutos pero realmente estábamos a poco más de una hora y tuvimos que tomar un taxi de Zitácuaro a Ocampo y de ahí, un colectivo al Santuario El Rosario. No te guíes por completo del mapa.
  3. Lugar: Nosotros nos hospedamos una noche en Zitácuaro por menos de $700 pesos y una noche en Morelia por menos de $1000. Existen cinco localidades en México donde puedes ver a las Monarcas, tres en Michoacán y dos en el Estado de México. Nosotros decidimos ir al Santuario El Rosario cerca de Heróica Zitácuaro en la Sierra del Campanario, por ser el que más cerca nos queda. Tomamos el camión a las 7 de la mañana de Guadalajara a Morelia por unos $600 pesos, y de ahí a Zitácuaro por menos de $200 pesos, a donde llegamos alrededor de las 6 de la tarde, o sea que fue prácticamente un día de viaje en camión. No pensamos que fuera tan largo el trayecto y calculamos que en coche podrías tal vez ahorrar una o dos horas, pero de nuevo, no te fíes sólo del mapa. Nos quedamos en Morelia un noche por que es un lugar donde hay bastante que ver, es una de las ciudades con más historia, mejor conservadas de México y es patrimonio de la humanidad, de verdad tenemos muchas ganas de regresar.
  4. Respeto: Recuerda que estás visitando una Reserva de la Biósfera, estás en un Área Natural Protegida por la UNESCO y debes respetarla. No recuerdo si está permitido comer, pero la verdad no creo y no te lo recomiendo, en la entrada encontrarás fondas y lugares de comida, pero adentro no hay mesas ni espacio para comer. Es un circuito totalmente acordonado que atraviesa el bosque. Además, no puedes pasear por tu cuenta, todo el tiempo vas acompañado de un Guía local que se encargará de darte las instrucciones adecuadas de cómo comportarte, qué hacer y qué no hacer. Pero ten en cuenta esto, no se permite gritar, correr, chiflar, fumar, volar drones, tomar fotos con flash, ni llevarte mariposas. Los guías no toleran a nadie que haga esto así que de inmediato te escoltarán a la salida, junto a toooodo tu grupo. No hace falta decir que está prohibido tirar basura, pero aún así, yo personalmente levanté algunas botellas de refresco y envolturas que vi. Respeta la naturaleza y a las personas de la comunidad, de hecho, ¡haz todas las preguntas que quieras a tu guía! Nos dimos cuenta de que son profesionales, estudian mucho sobre las mariposas y realizan exámenes de conocimiento para poder trabajar en el Santuario y sienten mucho orgullo por difundir sus conocimientos y ser los cuidadores de estos bosques. Nuestro guía, Jesús, tiene más de diez años trabajando ahí. Y por supuesto que no te lo pedirán, pero estoy seguro de que tu guía te agradecerá de corazón si eres generoso al compartir una gratificación por su esfuerzo y tiempo al darte el recorrido.
  5. Comida: Por favor, no olvides que estás en una de las zonas con mejor gastronomía de México y eso se debe de aprovechar a como dé lugar, en serio. En Zitácuaro no dejes de visitar el Mercado para desayunar o comer con Doña Caro, por menos de $100 pesos por persona. Bueno, ella ya murió, pero sus hijas ahora cocinan y atienden la fonda. Los demás puestos de comida se ven igual de apetitosos y todo lo que probamos ahí nos encantó. Y por las noches, en la calle lateral al mercado, la 5 de Mayo, se pone un corredor gastronómico conocido como “La Calle del Hambre.” Cuando Paty me dijo de eso, lo primero que le dije fue, “¿Cómo que la calle del hambre? ¿Es la peor zona de Zitácuaro donde viven las familias pobres que se están muriendo de hambre? ¿Para qué queremos ir ahí?” Sólo me hizo una cara y dijo: –Claro que no.– ¡Y pues no! Es el mejor lugar para probar una cena típica en Zitácuaro. Literalmente es una calle donde al atardecer empiezan a llegar decenas de personas a instalar sus carritos y puestos para vender la cena. Lo que pruebes está delicioso. Tan delicioso, que tuvimos que sentarnos en tres puestos diferentes para probar lo más que pudimos. Pero no sólo en Zitácuaro, también en Morelia probamos platillos increíbles. Un poco más costoso, pero la verdad es que el precio es muy justo por las delicias que vas a poder encontrarte.

Bien, esos son nuestros 5 tips que te compartimos para visitar el Santuario de la Mariposa Monarca en Michoacán. Esperamos que te sirvan en tu viaje.

Gracias por ver nuestro video, y si aprendiste algo nuevo, danos un like y suscríbete a nuestro canal. Si quieres conocer más consejos de destinos diferentes o si te gustaría compartir tus 5 tips con la comunidad viajera, entra a KeepOnRamblin.com y sigue viajando más, más lejos y mejor.

Keep on Ramblin’

#Mariposas #Monarcas #Michoacán #México #RMBLR5