“El deseo de volar es una idea que nos pasaron nuestros ancestros, quienes miraron con envidia a las aves cruzar libremente el espacio, en la infinita carretera del aire.” –Wilbur Wright

Hablar de viajeros es hablar de la historia de la humanidad. Hace aproximadamente 6 millones de años, en alguna parte de África, nuestros primeros viajeros se aventuraron a bajar de las ramas para explorar la jungla y desde ese momento, la especie humana nunca sería la misma. Comenzamos nuestro irrefrenable paso por descubrir nuevas tierras, admirar nuevos paisajes y recorrer el horizonte de lo conocido.

Primer vuelo tripulado de los hermanos Wright, 1903.

Algo que ha caracterizado al ser humano es su imparable sed por estar donde nadie ha estado, pisar donde nadie ha pisado. Es algo que forma parte de nuestra naturaleza humana. Explorar nuevos territorios por el simple pretexto o gusto de saborear una sensación única, que no nos produce nada más que una cosa: viajar.

Los viajeros tienen pensamientos totalmente diferentes a las demás personas. Son capaces de sortear todo tipo de obstáculos, problemas, inconvenientes y retrasos para lograr su sueño. Son el ejemplo del espíritu humano en perpetuo movimiento. Su mente opera totalmente en otro nivel.

“Y no os conté ni la mitad de lo que ví…” –Marco Polo

Desde Mesopotamia, el Antiguo Egipto, la China, el Imperio Romano y hasta nuestros días digitales, la humanidad ha tenido grandes ejemplos de viajes y viajeros, pero algo queda claro: para un viajero, ningún destino es suficiente. Hay algo que los llama a hacer más, dar más, ser más y ver más. No se conforman con una simple existencia dentro de los confines de su zona de confort.

En enero de 1960, Don Walsh y Jacques Piccard, tocaron el fondo del lugar más profundo de la Tierra, la Fosa de las Marianas en el Pacífico, cerca de las costas de Guam, a bordo del submarino Trieste. Su descenso era lento y camino al fondo tuvieron una sacudida, como resultado de la presión del agua, una de las gruesas ventanas sufrió una grieta. Ellos no se percataron y siguieron su descenso. De vuelta en la superficie y después de revisar al Trieste, le preguntaron a Walsh por qué no habían mandado un submarino robot no tripulado, respondió: –Tienes que estar ahí, por que eso es lo que hacemos.–

Casi 11 km bajo la superficie, abordo del Trieste.

Cuando una persona ha viajado, se nota. Hay un aura especial que despide un viajero. Una cierta magia aguarda a quienes deciden salir de la manada y explorar. Los viajes proporcionan aprendizajes, sabiduría, crecimiento, cultura, entendimiento. Un viajero es un puente vivo entre dos culturas, dos mundos diferentes dentro del mismo planeta. Creemos que nuestros viajeros tienen esa magia.

De Viajeros, Para Viajeros.

RMBLR SUPPLY® se enorgullece de tener a los mejores clientes que hay: personas que aman nuestro planeta y recorrerlo mientras crecen, aprenden y viven experiencias únicas. Son personas que tienen historias que contar, que han visto de todo por que se exponen a casi todo.

Son personas que vale la pena escuchar, por eso cada uno de nuestros lanzamientos está decidido por las voces de nuestros clientes a través de sus votos en nuestras encuestas electrónicas.

Nos encanta comunicarnos con ellos y escuchar las experiencias de nuestros trotamundos. Siempre estamos atentos a sus comentarios y les damos la bienvenida a todas sus sugerencias. Somos la marca para el viajero contemporáneo. Y sabemos que nuestros clientes tienen necesidades muy específicas, por eso abrimos los ojos y los oídos para saber qué es lo que quieren para su peregrinaje.

Queremos que nos consideres Tú Marca cuando sea hora de planear tu próxima aventura y que con nuestra compañía, estés viajando más, más lejos y mejor. Si estás leyendo esto y no te has registrado en nuestra lista, ¿qué esperas? Estás a 2 minutos de tu primer descuento con nosotros. Registra tu correo y nombre aquí: OPTIN

Back to top